Nueva sede, en busca de un nuevo renacer

Nueva sede, en busca de un nuevo renacer
Muchos me han preguntado el por qué el cambio de sede para la agencia, cuando como empresa de comunicación llevamos más de 15 años en la zona HOT de Guatemala, la icónica zona 4ºNorte.

Razones hay muchas y más hoy en día en medio de la pandemia en la que lamentablemente muchas empresas y emprendedores se han visto en la necesidad de cerrar sus puertas o reducir sus espacios de trabajo buscando la supervivencia.

No creo que sea momento de blofear con esto pues el que diga que esta pandemia no lo ha golpeado no se salva de ser catalogado como charlatán y pretencioso.

En nuestro caso y el mío personalmente, estando a la cabeza de lafábrica&jotabequ/GREY Guatemala, es un hecho que nos estamos cambiando de sede como resultado de muchos factores que durante varios años han estado latentes en las empresas de comunicación pero por las razones que fueran no habíamos tomado la acción, que fue lo que nos trajo el COVID-19 – Sacudirnos. Y lo digo de esta forma porque desde hace más de 10 años en nuestro gremio se empezó a hablar de que “el negocio cambió”, “las agencias nos tenemos que adaptar” etc, etc.

A pesar de que el mundo nos lo gritaba a los 4 vientos no quisimos hacer caso y tomar las acciones requeridas para actuar de forma eficiente frente a los retos que se nos presentaban a mediano y corto plazo. No sobra mencionar que un grupo de profesionales del Cono Sur, publicaron un libro – recetario bajo el titulo de “ EL MODELO DE LA NUEVA AGENCIA, libro colaborativo - 2009”, en el cual nos demostraban el porqué de la necesidad del cambio y a pesar de esto no nos la creímos.

En mi caso no ha sido fácil, debido a que al final de cuentas uno no trabaja solo y mi función gerencial ha sido participativa, buscando siempre el consenso para actuar y seguir adelante.

Hoy tengo que decir que esto en muchos casos no funciona, pues existen las zonas de confort que no permiten a veces ver el otro lado del túnel. Desde hace varios años venia compartiendo mi preocupación con mis directores de que para el tamaño de negocio, nuestra agencia estaba sobre dimensionada, pues llegamos a tener 80 puestos de trabajo y 65 colaboradores, y que el máximo de personas que deberíamos tener para mantener un negocio sano, no debería exceder de 35 colaboradores, situación que entraba por un oído y salía por el otro pues siempre existía el pretexto de que había mucho trabajo y siempre se necesitaban más manos.

Todo esto se cae por su peso cuando uno de nuestros principales clientes desapareció del mercado – TUENTI – telefonía , y nos tocaba accionar pero lo hicimos tarde y a los 6 meses teníamos una situación complicada, agravada aún más con la llegada de la pandemia en marzo del año en curso, lo que me llevó a tomar acciones drásticas en bien del negocio.

No hay un dicho más cierto que el de “la soledad de la gerencia”, y tocó tomar acciones en contraposición del pensamiento de los demás directores buscando adecuarnos a la nueva realidad de hoy.

Esto fue llevar a la empresa al punto que había visualizado meses, años atrás. Reducción de espacio y de personal, se redujo el personal a 32 personas y se toma un espacio de 136 m, para operar acorde a la Nueva Normalidad y aprendiendo por medio de protocolos improvisados a trabajar todos desde casa.

Hoy a pocos días de haber abierto las puertas de la nueva agencia me siento agradecido conmigo mismo de haber accionado a tiempo, porque me ha permitido mantener un grupo selecto de profesionales comprometidos con nuestra Misión, cumplir al día con el pago de nuestras obligaciones y con un mejor performance a futuro sin perder el sentido de pertenencia.
Llevamos 20 años en el mercado Reinventándonos todos los Días, y lo seguiremos haciendo.

José Fernando Gutiérrez